lumminiscències

Como el mismo título indica: luces intermitentes

Un gran alivio.

aurora

Ayer estuve en una clase virtual en donde se trataba el tema de los obstáculos de la mente.

Como humanos tenemos la suerte de comunicarnos entre nosotros y así, a veces avanzamos.  Todo depende de la actitud que tengamos y de lo que absorbamos.  Si embebemos lo negativo, nuestra mente alimentará eso.  Pero de hecho hemos de tener fe en nuestro intelecto e indagar, nunca cansarnos de indagar en nuestro interior. Ver que hay en nosotros mismos que sea verdadero o añadido; las creencias no solo vienen de afuera, también nos las creamos nosotros. Todo aquello que “supongamos” de algo o de alguien son nuestras creencias, lo hemos creado, nos hemos hecho la película sin molestarnos en saberlo de primera mano.images

Cuantas veces habremos dicho: -ese me cae fatal. Y si alguien nos pregunta el porqué, seguramente diremos, -no lo sé, pero lo siento así, cuando le veo aparecer.., ya quisiera fundirme para no tropezarme con él.  Ese que nos cae mal seguro que recibe nuestra animadversión y entonces se autoalimenta en ambos. Reflexionar sobre eso y veremos cuantas películas nos estamos haciendo cada día…  Eso va modelando nuestra mente y se va convirtiendo en barreras, obstáculos; nos va encarcelando.  ¿Qué peor cárcel que aquella en que nosotros mismos nos hemos encarcelado?  ¡No hay carcelero que pueda abrirnos..!  Y nos hemos tragado la llave… Lo mejor seria ir y romper esa “maldición” dándole los buenos días e intentar conocer a esa persona.., ¡a lo mejor nos sorprendemos!

Hay un obstáculo creado en el que me he visto muy bien reflejada: negar los sentimientos, los sufrimientos.  Eso es reprimir.  En la clase se puso un ejemplo muy plausible: ¿Qué ocurre cuando un hijo o un niño pequeño cae y empieza a llorar desconsoladamente?  Que vamos rápidamente, le levantamos, le consolamos diciéndole, -¡no llores, eso no es nada!- El niño pensará: -ah, bueno, no pasa nada-, y se tragará el sollozo.  Le habremos enseñado a reprimir, porque el dolor del golpe sigue estando ahí, pero le hemos dicho que eso no es nada, en vez de decirle, sí chico, eso duele…, pero pasará.  Habrá aprendido a desconectarse de sus sentimientos.  Eso es lo que hacemos cuando en vez de ser conscientes de lo que nos atormenta, lo sumergimos, lo ninguneamos y seguimos adelante.  hada

Al final eso se convierte en algo que nos atormenta desde lo subconsciente y no sabemos por qué estamos tan mal.  El profesor puso el ejemplo práctico de cómo recapitular cuando nos sentimos mal sin saber porqué.  Dijo: -cuando ocurre eso.., empiezo a ir para atrás, qué ha pasado antes, que he dicho, y al final llego al punto en donde se originó el problema del que no fui consciente-.

Algunas veces me ha ocurrido eso y he intentado reconstruir el hecho y si lo he logrado y visto la causa.., entonces hay un gran alivio: lo veo, aprendo y suelto. Así de fácil.  No se trata de reprimir los lloros, el sufrimiento, sino ser consciente de lo que no ha ido bien, pensar si se puede arreglar, aprender de ello y soltarlo.  La vida siempre fluye, la vida no se detiene porque algo no vaya bien.  Soltemos todas las resistencias que son las creencias que nos hemos forjado y fluyamos con la vida:  Aceptar lo que te ocurre, reconocerlo, aprender, cambiar y soltar…, fluir.

Anuncis

One comment on “Un gran alivio.

  1. jllopartfolch
    Març 24, 2017

    Es bueno reconocerse en el espejo, Indica aceptación. Un saludo.

    M'agrada

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: